CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

MEDICO INSEMINÓ A MÁS DE 6 MIL MUJERES CON SU ESPERMA

Directivos del hospital de Maasstad, en Rotterdam, Holanda, anunciaron que el difunto médico Jan Karbaat estará bajo investigación, luego de que se detectara que utilizó su propio esperma para inseminar a decenas de mujeres “por el bien de la humanidad”, cuando fue titular de la clínica de inseminación asistida.

 

Se indagará sobre lo que ocurrió y a las partes implicadas en este caso que arrastra el Hospital Sur, dirigido por Karbaat desde los años sesenta.

 

 

Esta semana se confirmó que al menos 18 personas son biológicamente hijas de Karbaat, después de realizar pruebas con el ADN del hijo legítimo del médico.

 

 

 

El médico falleció hace un mes a los 89 años de edad, pero su esposa se niega a exhumar sus restos para que se analizado su ADN y corroborar la identidad de unas 10 mil personas que tienen hoy hasta 40 años, y nacieron de las inseminaciones realizadas a unas 6 mil mujeres en la clínica de Karbaat durante las cuatro décadas en las que ejerció este médico.

 

 

 

Karbaat inseminó a las madres con su esperma sin su consentimiento y superando el límite legal de 25 donaciones por persona.

 

El próximo 2 de junio, el tribunal tomará una decisión sobre la posible exhumación del cuerpo y la realización de las pruebas correspondientes en una causa judicial que reúne a 25 afectados.

 

 

La prensa holandesa habla de más de 100 mujeres inseminadas solo por este hombre, aunque la cifra podría ser mayor porque, según el Hospital Sur, solo entre 1973 y 1978 en esa clínica fueron inseminadas 659 mujeres con esperma de un donante del cual nacieron 338 niños.

 

 

 

Se sospecha que parte de esas inseminaciones fueron con el esperma del propio director de la clínica.

 

 

Karbaat adquirió la clínica de donación Bijdorp en 1973, donde donó su propio esperma, y contrató a 15 médicos independientes para gestionar los casos de los 165 donantes que recibía cada año este centro.

 

 

Su clínica era una de las más grandes del país y no solo suministraba esperma a sus propias clientas, sino que lo repartía por los diferentes centros de inseminación que tenía el país.

 

 

Según la investigación, hasta 1986 no empezó a congelar el esperma de los donantes y anteriormente suministraba “esperma fresco”, según aseguraron las mujeres que fueron inseminadas por él.

 

 

Entre otras irregularidades, también llegó a mezclar el esperma de diferentes donantes porque “eso aumentaba la posibilidad de fertilización, ya que el esperma se movía más rápido cuando tenía más competencia”, agregó el médico.

 

 

La clínica cerró en 2009 por orden de la Inspección del Ministerio holandés de Sanidad, debido a los sucesivos escándalos que relacionaban a su director con graves fallos legales y éticos.

-Publicidad-

-Publicidad -


Advertisement

Lo + Leído

Copyright © 2018 - Todos Los Derechos Reservados - REPORTEROS ASOCIADOS, Adaptado por Servipub.