CONECTATE CON NOSOTROS

Regional

Raquelito: La boticaria de Escuinapa;fue padre y madre de sus hijos

Raquel Esperanza Simental Beaven, la boticaria del pueblo de Escuinapa
Un breve escrito sobre la historia de una mujer ejemplar con motivo de su cumpleaños número noventa ¡Felicidades!

Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez

Nació el 23 de febrero de 1930 cuando su padre, José Simental Osuna, tenía 44 años, y su mamá, María Trinidad Beaven de Simental, 27 años de edad.
Los abuelos paternos de Raquelito, como cariñosamente la conocen en Escuinapa, son Ignacio Simental y la señora Nicanor Osuna; y los abuelos maternos Dámaso Murua y Eliza Beaven.
Su esposo, el Dr. Eligio Ignacio Díaz Vasabilvazo, murió en las aguas de la Sindicatura de Teacapán el domingo 4 de julio de 1954 cuando sus dos hijos eran pequeños.
Esta valerosa mujer tuvo que luchar para sacar adelante a sus hijos cuando a temprana edad quedaron huérfanos de padre. El más pequeño no cumplía todavía tres meses de edad.
Don Alfonso Guadalupe Díaz Vazabilvazo, Ponchito, hermano de Eligio, asumió el papel de padre de crianza para ayudar con la difícil tarea de formar a los niños.
Aun así ella fue madre y padre. Tuvo que trabajar como boticaria del pueblo durante medio siglo construyendo así la guía que iluminó el destino de sus hijos que siguieron el ejemplo del padre ausente: la medicina y la vocación de servir. Ella es mamá de los doctores Eligio Plácido y Víctor Manuel Díaz Simental.
El Dr. Eligio Díaz Vasabilvazo era hijo de Plácido Díaz Gadea, quien también estuvo al pendiente de los niños: un hombre que tenía la convicción de no ver a nadie para arriba pero menos para abajo porque todos los seres humanos somos iguales.
Por cierto, al constituirse Escuinapa como municipio su primer alcalde fue el jalisciense Francisco Camacho Flores, quedando integrado el primer Cabildo con Manuel Alzate, Juan García, Pedro Mandonado y Manuel Contreras, como regidores propietarios y, José Manuel Guerrero, Cástulo Contreras, Segundo Moreno, Mauro Segura y Eligio Díaz, como suplentes. Todos escuinapenses menos el alcalde que era de Jalisco.
Su padre José Simental Osuna fue alcalde de Escuinapa y dos hermanos de Raquelito también fueron presidentes municipales de Escuinapa: Oscar Abelardo “Pepe” Simental Beave y Héctor Ignacio Simental Beave.
Raquel ha luchado siempre por los derechos de la mujer siendo incluso, en su juventud, una aguerrida defensora del sufragio femenino.
José Simental Osuna, papá de Raquelito, como Secretario General de Gobierno Interino Encargado del Despacho del Poder Ejecutivo, expidió el decreto que en Sinaloa otorgó el derecho a las mujeres sinaloenses a votar y a ser votadas el 27 de octubre de 1938, 15 años antes de la reforma a la Carta Magna en México.
Las crónicas recuerdan que fue su padre José Simental Osuna quien construyó el kiosco de la plazuela a la que decidió poner el nombre del general Ramón Corona para rendir homenaje al militar que fusiló en 1873 al Gral. Manuel Lozada, indígena sanguinario apodado El Tigre de Alica.
En la década de 1860, Escuinapa fue incendiado cuatro veces. La primera por El Tigre de Alica y las otras tres por los franceses durante su retirada. Antonio Rosales se impuso con 300 hombres al fiero ataque de 2500 indígenas bajo el mando de Lozada que, enloquecido, ordenó incendiar la población. Por eso, José Simental Osuna decidió rendirle homenaje al Gral. Ramón Corona, acérrimo enemigo de Lozada, en la Plazuela Principal de Escuinapa.
Por lo tanto, Raquel Esperanza Simental Beaven, ha sido testigo del heroísmo de su pueblo y la lucha sin tregua por los derechos de las mujeres porque ella misma ha enfrentado la adversidad, superando incluso los obstáculos de la ignorancia. Mujer, provinciana, viuda, no fue fácil como boticaria y madre, andar un camino históricamente dominado por los hombres. Hoy cumple noventa años de edad. Enhorabuena.

-Publicidad-

-Publicidad –

Advertisement

Lo + Leído

Copyright © 2018 - Todos Los Derechos Reservados - REPORTEROS ASOCIADOS, Adaptado por Servipub.