Aproximadamente una semana después, Frankie, mientras dormía, se quejó de un dolor en el hombro y poco tiempo después ya no despertó

Un niño de cuatro años de Houston, Texas, murió de ‘ahogamiento seco’ casi una semana después de nadar.
Francisco Delgado Jr. le dijo a la cadena ABC 13 que su familia fue a nadar a una playa en Texas con su hijo Frankie, de 4 años.
Aproximadamente una semana después, Frankie, mientras dormía, se quejó de un dolor en el hombro y poco tiempo después ya no despertó.
“De la nada, él despertó y dio un grito de dolor”, reveló Francisco Delgado Jr. a la prensa. “Tomó un último aliento y yo no supe qué hacer.”

Tara, la madre de Frankie, señaló que los paramédicos y los médicos trataron de salvar a su hijo, pero poco pudieron hacer.
“Entré a la habitación. Solo lo miré ahí, en el suelo”, recuerda Tara, consternada. “Todavía (los paramédicos) estaban trabajando en él. Y yo les gritaba ‘¡déjenme tocar a mi bebé. A lo mejor necesita el toque de su mamá!’”.
Uno de los paramédicos, al confirmar la muerte, reveló que Frankie estaba “ahogado en seco”.
“Sus pulmones estaban completamente llenos de fluido, no había nada que ellos pudieran hacer”, le explicaron a la madre.
La gente que muere por ahogamiento seco puede efectivamente ahogarse sin ningún tipo de líquido. En casos de ahogamiento seco en los que se sumergió la víctima, muy poco líquido es aspirado en los pulmones. El reflejo de laringoespasmo esencialmente provoca asfixia y edema pulmonar neurogénica, es decir un edema.
Con información de USA Today y López Dóriga 

Commentarios

commentarios