Un sacerdote de la catedral del Burgo de Osma, en España, escondió una serie de pliegos con fecha de 1777, dentro de una estatua de Cristo con el objetivo de que sus descripciones acerca de las condiciones económicas, políticas y sociales de su época fueran encontradas en un futuro.

Y así fue, cerca de dos siglos y medio después, los textos del clérigo español fueron descubiertos durante el proceso de restauración de la iglesia de Santa Águeda, detrás de la tela que cubría el trasero de la figurilla.

En ellos aborda los nombres de los gobernadores, incluidos el rey Carlos III, así como las enfermedades más comunes de su tiempo y los distintos tipos de cosechas. “Naipes, pelota, calva, barra y otros juegos pueriles sirven de entretenimiento mientras las cosechas de trigo, centeno, cebada, avena constituyen el trabajo”.

Tras el hallazgo, las autoridades de Sotillo de la Ribera enviaron el documento al archivo del Arzobispado de Burgos, pero realizaron una copia que permanecerá detrás del Cristo para que continúe siendo testimonio para futuras generaciones.

“La Corte está en Madrid. Hay Correo y Gaceta para las noticias. Hay Inquisición, por lo cual no se experimentan errores contra la iglesia de Dios. Se contratan en funciones grandes toreros famosos de Salamanca y el vino se cosecha en cantidades exageradas”, se lee en el texto.

Commentarios

commentarios