Con la presencia de expositores, invitados especiales y el artista homenajeado Yuri Zatarain, quedó inaugurada Norarte, iniciativa de Editorial Noroeste con apoyo de la Gran Plaza y el Instituto de Cultura de Mazatlán.

Veintidós cuadros prestados por los artistas participantes y ocho impresionantes obras de grandes dimensiones creadas por Yuri Zatarain, componen el amplio universo creativo que exhibe la XVI edición de Norarte que estará a la vista del público durante un mes. .

En el acto inaugural el Gerente de la Gran Plaza, Israel Sandoval, agradeció la confianza de los organizadores al montar por séptima vez la exposición en este centro comercial y felicitó al artista homenajeado por ser un mazatleco que logró trascender a nivel nacional e internacional a través de sus obras.

A su vez Raúl Rico González, director general del Instituto de Cultura de Mazatlán, subrayó la importancia de la convocatoria de Noroeste pues desde su lanzamiento Norarte ha servido como una ventana para exponer las obras de quienes enriquecen las artes visuales de la región.

El funcionario felicitó a los organizadores y especialmente a Yuri Zatarain, un artista comprometido con las artes plásticas, que ha logrado expresarse no solo en Mazatlán sino más allá de las fronteras de México.

Yuri ha logrado transformar plazas comerciales, galerías, museos y sitios arquitectónicos sin que sus obras pierdan la calidad que todo artista debe conservar.

En representación de Noroeste el Director General, Adrián López Ortiz subrayó que la idea de Norarte es acercar el arte a la comunidad y no recluirlo en una galería.

El último en tomar la palabra fue el artista homenajeado quien improvisó un discurso motivacional sobre la importancia de no desistir en esa búsqueda personal por alcanzar los sueños.

Luego recordó su vida universitaria cuando después de reprobar y estudiar para pasar un examen de matemáticas, un maestro le recomendó abandonar la universidad y regresar a Mazatlán, porque según su criterio, nunca llegaría a ser nadie en la vida.

Añadió que las lágrimas derramadas por esa mala experiencia, lejos de frustrarlo le dieron la motivación necesaria para avanzar en búsqueda de sus sueños; una puerta se cerró, pero otra más grande apareció en su camino y hoy es uno de los pocos mexicanos que ha logrado exponer en el Museo de Louvre de París, y está listo para exponer el próximo año en Barcelona y Venecia.

Commentarios

commentarios