CONECTATE CON NOSOTROS

Estatal

Uno de los maestros asesinados había solicitado cambio de zona

Denuncian que las autoridades educativas conocían la situación que imperaba en la sierra de Concordia y no hicieron nada

Culiacán, Sin.- A raíz de la violencia y las constantes ejecuciones que han venido ocurriendo en la zona serrana de Concordia, uno de los profesores asesinados a balazos ya había solicitado cambio de zona; sin embargo, las autoridades educativas minimizaron la problemática e hicieron caso omiso a dicha petición. 

Lo anterior lo reveló  Paola Rodríguez, hermana del profesor Feliciano Rodríguez, a quien en reiteradas ocasiones le había pedido que dejara de acudir a dar clases en la primaria de El Cuatantal.

Y es que se trata de una comunidad con una población menor a 60 familias y muchas han emigrado por diversas razones, principalmente por la presencia de grupos armados.  

Destrozada y conteniendo el llanto, la hermana del profesor Feliciano denunció la omisión de las autoridades educativas quienes ya estaban enteradas de la situación de violencia e inseguridad que desde hace meses priva en Concordia.    

“Yo le dije a mi hermano: la gente se está saliendo de ahí, ¡no te vayas!, habla con el profe Víctor Loera, haz un oficio, yo se lo llevo a Gómer Monárrez, para que me ayude, le dije, dámelo. Pues fue con el profe, habló con él. Con Víctor Loera, le dijo que no se podía.  Le dije: ¿Cómo no se va a poder?, a la SEP no les conviene que ustedes vayan a trabajar, las cosas están muy mal, esto es una matazón, más que en los periódicos no sale, nosotros nos damos cuenta porque conocemos a la gente de allá”, refirió a través de un audio que circula en redes sociales.  

Manifestó que los profesores se iban en grupo en un vehículo tipo sedán, pero en esta ocasión lo habían cambiado por una camioneta cerrada, la cual fue objeto  de disparos que posiblemente se hicieron desde el cerro. 

Asimismo denunció que las autoridades tardaron al menos dos horas en llegar al punto, por lo que su hermano murió desangrado con una bala incrustada en el codo y otra en la pierna. 

El profesor Feliciano partió de este mundo dejando huérfanos a sus dos hijos, al igual que sus dos compañeros asesinados quienes la mañana del jueves dejaron su casa para no volver.

Con información de: Luz Noticias 

-Publicidad-

-Publicidad –

Advertisement

Lo + Leído

Copyright © 2018 - Todos Los Derechos Reservados - REPORTEROS ASOCIADOS, Adaptado por Servipub.