Hay súper luna. Pero el sol no se quedó atrás y pocas veces da un espectáculo de estos.

Un rojo atardecer que se genera en el horizonte con las nubes de octubre.
Desde el malecón de Mazatlán fue posible admirar este regalo de la naturaleza.

Fueron decenas de personas las que se detuvieron junto al barandal para poder apreciar el momento exacto en que se ocultó en el mar.

Antes, todo parecía que no se podría ver este atardecer por lo nublado, pero hubo unos instantes en que el cielo se despejó para beneplácito de quienes buscaban ver algo así.

Commentarios

commentarios