No hay magia, ni truco. Pero solo basta un pequeño descuido para que todo desaparezca, tal y como sucedió en un establecimiento ubicado en una plaza comercial.

Un video de una cámara de seguridad muestra el momento exacto en el que un hombre toma un teléfono celular mientras la empleada del negocio atendía de espalda a una clienta, pero no se percató que hay monitoreo y todo quedó grabado.

Se ve como se acerca a donde está una computadora, se queda quieto un momento, de pronto estira la mano y se apodera del móvil y se va. La trabajadora parece no darse cuando voltea.

Fueron dos cámaras distintas la que captaron ese momento desde ángulos distintos y ello permite que se aprecie claramente el movimiento.

Esta imagen fue subida a las redes sociales en la búsqueda de que si alguien lo conoce le informe a esta persona que regrese el equipo que no es de su propiedad.

“Las autoridades obviamente no harán nada como siempre”, escribió la persona que mantiene la publicación en algunos grupos. Pero no dijo si hay alguna denuncia por ese hecho.

Lo más recomendable para el que tiene este teléfono es entregarlo a su dueña, pedir una disculpa y no volverlo a hacer.

Commentarios

commentarios