Culiacán, Sinaloa; a 19 de noviembre de 2016.- Catorce años después del multihomicidio de 12 personas, ocurrido en el poblado de San Gerónimo de Ajoya, municipio de San Ignacio, elementos de la Unidad Especializada en Aprehensiones, lograron localizar y detener a uno de los probables responsables de estos hechos en la ciudad de Tijuana, Baja California, donde se ocultaba desde hace varios años.

Sin prejuzgar, atendiendo el respeto al derecho del principio constitucional de presunción de inocencia y que nadie es culpable de los delitos que se le imputan hasta que un Juez considere lo contrario, la PGJE informa que el detenido se llama Melquiades Macías Herrera, de 53 años, quien contaba con una orden de aprehensión por los delitos de Homicidio Agravado, Homicidio Doloso en grado de tentativa y Asociación Delictuosa.

Los hechos que se le imputan a Macías Herrera, ocurrieron entre las 22:30 y 23:00 horas del día 10 de mayo del año 2002 en la plazoleta del poblado de San Gerónimo de  Ajoya, perteneciente a San Ignacio, lugar en donde se celebraba la fiesta popular conmemorativa al Día de las Madres.

Investigaciones de la PGJE establecieron que los gavilleros, vestidos de gris, con pecheras portacargadores negros y armados con fusiles AK-47 y AR-15, arribaron a las inmediaciones de Ajoya por la zona del río, localizado al oriente de la comunidad.

Al ingresar a la zona poblada los gavilleros se toparon con elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) que circulaba a bordo de una patrulla, a quienes atacaron de manera sorpresiva con las armas de fuego antes señaladas.

En el atentado murieron los agentes Silviano Sánchez Ávila y Adolfo Aguilar Gamboa, así como los civiles Cecilio Meraz Reyes, Antonio González Ramos, Antonio Valenzuela González y Severo Millán Ponce, Adalberto Zúñiga Fragozo, Jorge Luis Delgado Luna, Marcos Díaz Murillo, Refugio Millán Ponce y María Teresa Sánchez Santos.

También cayeron heridas de bala ocho personas más que se encontraban festejando en la plazuela el Día de Las Madres. Durante el enfrentamiento, tres agentes más resultaron lesionados, mientras que otros uniformados repelieron la agresión y obligaron a huir a los gavilleros.

Dentro de las indagaciones se estableció que uno de los agresores, identificado como Fermín Barraza Espinoza, murió un mes más tarde durante un enfrentamiento con una gavilla enemiga, ocurrido en la comunidad serrana denominada Pueblo Nuevo.

Otro presunto miembro de esta gavilla, llamado Gabino Martínez Cabanillas, quien tenía orden de aprehensión como probable homicida en el caso de Ajoya, murió el 23 de diciembre de 2009 tras ser atacado con disparos en el arroyo de Guayialpa, San Ignacio.

En junio del año 2014, en la ciudad de Tijuana, Baja California, fue detenido, Guadalupe Barraza Espinoza, también señalado por participar en la muerte de 12 personas, quien era hermano de Fermín Barraza Espinoza.

Luego de varios trabajos de seguimiento e inteligencia, los agentes de la UNESA lograron ubicar e identificar a  Melquiades Macías Herrera a quien detuvieron con el apoyo de las autoridades de Tijuana y cumplimentarle la orden de aprehensión que tenía vigente por los delitos de Homicidio Agravado, Homicidio Doloso en grado de tentativa y Asociación Delictuosa, girada por el Juez Mixto de San Ignacio.

Melquiades Macías Herrera fue trasladado de forma inmediata a la ciudad de Mazatlán y recluido en el Centro de Ejecución de las Consecuncias Jurídicas del Delito a disposición del Juez que lo requiere, quien dentro del término de Ley determinara su situación jurídica.

Commentarios

commentarios