¿Cómo enfrentó Quirino uno de
sus mayores retos personales?

Un accidente acuático estuvo a punto de dejarlo paralítico; con ayuda de su familia y gran voluntad logró salir adelante.

Mazatlán, Sinaloa, Febrero 29 de 2013

En 2005, Quirino Ordaz tenía ya una importante carrera empresarial y de gobierno, pero estaba por enfrentar uno de los retos personales más grandes: el riesgo de quedar paralítico.

Acompañado por su esposa Rosy Fuentes de Ordaz luego de una de sus cotidianas sesiones de natación en el mar mazatleco, Quirino hace una vívida narración de esa dura experiencia, de la que extrae dos valiosas lecciones: el amor de la familia, y la importancia de la voluntad para salir adelante.

Aquel año tuve un accidente, recuerda. No supe caer al cruzar una ola con una moto acuática. Me tronó la espalda y me hospitalizaron. Estuve seis semanas inmovilizado, pensando en el riesgo de quedar paralítico para siempre.

Esa tensión le provocó a su vez una parálisis facial que le dejó secuelas visibles hasta hoy.

Pero ¿qué recuerda de esa etapa? La presencia de su esposa, de sus hijos. “La familia es fundamental. Mi esposa, mis hijos, me acompañaron siempre, me motivaban para salir adelante, como finalmente ocurrió”.

Los médicos me recomendaron la natación para tener flexibilidad y aunque yo no era deportista, no tenía esa disciplina, me di cuenta que aquí sólo había dos sopas, o te dejas caer o sales adelante, y yo decidí ir adelante, nado, troto, camino, porque ello me ayuda a alejar aquellos fantasmas, narra.

El grupo de nadadores de la Playa Norte de Mazatlán es una comunidad muy diversa: maestros, empleados, novatos, expertos, todos con una gran voluntad de dominar al mar. Con ellos nada Quirino siempre que tiene oportunidad. A veces unos dos kilómetros, a veces -las especiales- un cruce de la Playa a las Tres Islas.

Es un disfrute que no se estorba ni siquiera con los días de más intensa actividad, es parte de la personalidad, más allá de candidaturas, función pública o actividad empresarial, pero siempre vinculado a la vida familiar, pues igual lo comparte con su esposa que con alguno de sus hijos.

1

Commentarios

commentarios