Con solo acercarse aparecen. Y con tan solo verlos se roban la mirada, son los gatos que viven al pie del faro de Mazatlán.

En la manada que está en un predio contiguo a la escollera hay algunos presentan lesiones posiblemente de algún maltrata y otros que se nota que hasta hace poco tiempo eran caseros.

Antes era común ver uno o dos de felinos entre las rocas, en donde a distintas horas del día la gente va a pescar con su anzuelo.

Pero en las últimas fechas el grupo aumento y ahora son decenas los que se ven en ese sitio cercano al acceso al puerto.

A simple vista parecen normales, pero cuando se está muy cerca de ellos se les pueden apreciar las huellas de algún golpe.

Como uno de estos al que le falta el ojo izquierdo.
Y quienes se acercan no pueden dejar de exclamar el dolor que sintieron al darse cuenta que no tiene ese órgano vital.

Hay quienes les dejan agua en un recipiente, pero no comida. Por lo que se alimentan de lo que tiran en la calle algunos de los que visitan esa zona considerada turística.

Commentarios

commentarios