Por ir a la venta nocturna unos padres dejaron a dos niños encerrados en una camioneta en pleno estacionamiento de un centro comercial de La Marina.

El escándalo fue mayúsculo cuando la gente se dio cuenta que los menores de entre dos y cuatro años estaban bajo llave en una unidad tipo vans.

La policía municipal fue llamada y cuando acudieron verificaron que los menores se encontraban en esa unidad.

Las personas enojadas determinaron romper los vidrios para sacarlos.

Pero cuando empezarían a quebrarlos aparecieron los padres, subieron a su camioneta. Pero np pudieron marcharse porque la autoridad intervino.

En cuanto se sepa en qué termino el caso se dará a conocer.

Commentarios

commentarios