Para vengarse de su expareja, un adolescente de 16 años de edad, dio muerte a golpes al hijo de ambos de tan solo un año de nacido. El presunto homicida intentó engañar a las autoridades afirmando que el pequeño había sido secuestrado.

Fue el miércoles por la noche cuando el presunto homicida identificado como Edén David “N”, de 16 años, reportó a su ex cónyuge, que sujetos armados a bordo de un automóvil particular lo habían privado de su libertad en Ciudad Mendoza y robado a su hijo, de un año un mes de edad.

El supuesto robo de infante provocó que las autoridades judiciales activaran la alerta “Amber” en el Estado de Veracruz, e iniciaran las investigaciones correspondientes.

La Policía Ministerial procedió a interrogar al joven padre, quien cayó en diversas contradicciones, hasta que finalmente confesó que él lo había asesinado y que lo hizo porque tenía problemas económicos y para vengarse de su expareja y madre del menor.

En las curvas de Barranca Seca, descendió del auto con el niño y caminó hasta unos sembradíos de maíz, ahí golpeó al pequeño en el rostro y cuerpo, después lo tomó del cuello y lo ahorcó.

Tras el asesinato, envolvió a su hijo en una cobija y lo abandonó sobre unos arbustos.

Luego de revelar el filicidio, detectives de la Policía Ministerial, Fiscalía y personal de Servicios Periciales se trasladaron al terreno donde ubicaron el cuerpecito sin vida del infante.

Edén David “N” fue detenido y puesto a disposición de las autoridades penitenciaras del Centro de Internamiento Para Adolescentes (Ceipa) ubicado en Palma Sola, municipio de Alto Lucero Veracruz para seguir su proceso por homicidio

Commentarios

commentarios