“Por años, residentes de Nueva York han estado deseando que se les permita compartir su tumba con sus mascotas”, dijo el senador Ranzenhofer.

Desde el pasado septiembre, en Nueva York tienen permitido que las cenizas de las mascotas sean colocadas en la misma tumba que sus dueños, dentro de los más de 1,800 cementerios sin fines de lucro del Estado.

La nueva ley fue impulsada por el asambleísta James Brennan, y aprobada por el gobernador Andrew Cuomo, quien explicó que tiene como finalidad que los últimos deseos de muchos neoyorquinos para quienes sus mascotas “son un miembro más de la familia”, sean cumplidos.

Para poder realizarlo, los usuarios deben requerir el permiso escrito del administrador del cementerio, además de documentar el costo del procedimiento de colocación de las cenizas y otros cargos de mantenimiento que pudieran estar relacionados.

En caso de que la persona fallezca antes que su mascota, durante los arreglos tendrá que haber previsto quién quedará a cargo de las acciones que correspondan y de los costos del servicio. La normativa no aplica para cementerios administrados por organizaciones religiosas.

Con información de Univisión. y SDPnoticias

Commentarios

commentarios