Tentación autoritaria gana terreno en la opinión pública a raíz de la golpiza que sufrió la senadora del PT, Ana Guevara, quien propone “erradicar o regular” la violencia en redes sociales.

 

 

Tras el ataque que sufrió, no faltaron quienes en Twitter y Facebook postearan comentarios ofensivos hacia la exvelocista, quien al sentirse doblemente agraviada presentó en el Senado un punto de acuerdo “relativo a toda la violencia digital que se ha suscitado a raíz del tema”.

 

 

Llamó además “tanto a Facebook como a Twitter” a hacer una cruzada contra la violencia, y al Congreso a legislar al respecto para «erradicarlo o regularlo, no puede haber violencia sobre violencia”.

 

 

Como se trata de una senadora de izquierda encontró gran apoyo de políticos que en el calor de la indignación no se han percatado del intento de censura y ataque a la libertad de expresión en esa propuesta.

 

 

Hay de entrada una hipocresía de los políticamente correctos que apoyan esa iniciativa, pues otras mujeres han sido agredidas en redes y nadie parece indignarse: la primera dama, Angélica Rivera; la panista Margarita Zavala; Anahí; Galilea Montijo, Andrea Legarreta y Ninel Conde, por ejemplo.

 

 

 

Es condenable la agresión a Ana Gabriela Guevara y las autoridades están obligadas a presentar a los responsables ante la justicia, pero de eso a lo que pretende la senadora hay un gran trecho. Porque el odio (de género, político, social o cualquiera), que se manifiesta en Twitter o Facebook, no se resuelve censurando o limitando la libertad de expresión en esas redes.

 

Información: https://www.hola-tlalnepantla.com/ana-guevara-pide-censurar-redes-sociales/

Commentarios

commentarios