Los vecinos dicen que creían que eran cuetes.

Pero fueron tan fuertes que varios se resguardaron en sus casas y cuando cesaron se escuchó cuando una unidad acelero.

Al asomarse a la calle vieron que en realidad lo que escucharon habían sido impactos de bala. En el lugar estaba tirado un hombre en un charco de sangre.

Los cuerpos de seguridad se trasladaron al lugar y en la calle Bahía Navachiste y Asunción hallaron a la persona que ya no presentaba signos vitales y tenía varios balazos en la cabeza.

Los datos indican que la víctima caminaba cuando fue alcanzado por los ocupantes de una camioneta, quienes le dispararon.

El nombre no ha sido dado a conocer pero una de sus características es que vestía playera color amarillo y pantalón obscuro.

Después de levantar las evidencias, peritos de la Procuraduría de Justicia ordenaron que los restos fueran llevados al Servicio Médico Forense.

Commentarios

commentarios