Culiacán, Sinaloa.- “No somos asesinos, somos payasitos”, defienden padres y madres de familia que durante décadas se han dedicado al arte de hacer reír en Culiacán.

Cansados de los abusos que son víctimas a diario en los cruceros de Culiacán luego de los casos que se han viralizado en redes sociales sobre presuntos payasos diabólicos, Papo y Mía, con 22 y 6 años de experiencia, respectivamente, en el oficio, piden respeto a la ciudadanía para desempeñar la labor que mejor saben hacer: ser payasos.

“Hay muchas agresiones hacia nosotros porque pasan niños, personas en moto, personas en carro, gritan: hey, payaso asesino; hey, payaso diabólico. Nunca había escuchado yo eso. Ya tengo 10 años trabajando en cruceros y nunca había escuchado esto hasta este año que llegó la moda de los payasos diabólicos”, lamentó.

Papo y Mía, además de ser compañeros de trabajo en los cruceros de Culiacán, son esposos y cuentan con un hijo.

Todos a los días pintan su rostro y visten de todos colores para hacer reír a los culiacanses en las vialidades de Culiacán, pero desafortunadamente la ciudadanía no los recompensa con unas monedas por sus acrobacias, sino todo lo contrario, al grado de ser amedrentados hasta con armas de fuego.

“Nos agreden, estamos trabajando, nos apuntan con armas. Lo que queremos es sacarle una sonrisa, una alegría a los niños y nos retiran del vehículo”, dijo al bordo de llanto la payasita Mía.

Por su parte, la payasita Fifi, con 25 años de experiencia, que representa la agrupación Grupo de Payasos Trabajando, de igual forma pidió respeto hacia las personas que se dedican a este oficio, al ser tan sólo entre los municipios de Culiacán y Navolato 80 payasos.

“Desgraciadamente se ha caído la imagen del payaso, tengo una nieta de cinco años. Me dice, abuela, ¿y es cierto que los payasos que matan gente ya están aquí?”, señaló.

La payasita Fifi, quien es madre de familia, denunció también haber sido víctima de discriminación y abusos a raíz de los hechos violentos cometidos en otros sitios, presuntamente por payasos diabólicos.

Lamentó que se esté utilizando la imagen de un personaje emblemático en la sociedad que por muchísimos años ha buscado llevar diversión a personas de todas las edades para hacer creer que son personas capaces de cometer asesinatos y toda clase de hechos violentos.

Pidió a la sociedad no creer en estos rumores y tratar con respeto a las personas que con orgullo se dedican a este oficio, ya que se trata de artistas que han dedicado muchos años de su vida a la preparación de sus espectáculos y en en su caracterización.

Con el propósito de evitar más actos de violencia hacia los payasos y que su trabajo no tenga más repercusiones, al haber sido canceladas a la fecha algunas de sus presentaciones, el próximo jueves tendrán una reunión los payasos afiliados a esta agrupación en busca de buscar una solución al problema.

Con informacion de:

“No somos payasos asesinos; brindamos sonrisas”

Commentarios

commentarios