Es una maravilla de la naturaleza a la que llego el hombre.

Es el fondo del mar, frente a las costas de Mazatlán, en donde un lector pudo llegar y para su sorpresa cumplir uno de sus sueños: nadar con una especia, en este caso un tiburón ballena.
Esto ocurrió hace unos días casi frente al acceso a La Marina, a una milla de distancia.

Fue solo un par de minutos en los que el nadador permaneció junto al tiburón de nombre científico Rhincodon typus, pero suficientes para saber que media aproximadamente seis metros.

Se cree que estaba en esa zona en busca de alimento, porque ya había sido visto cuando el agua esta turbia, lo que significa que hay más productividad.

Aquí este impresionante video

Commentarios

commentarios