Katrina Bookman pensó que su vida había cambiado, pero no fue así.

Ella jugaba en una máquina traga monedas en el Resorts Wordl Casino en Queens, Nueva York, y al ganar su premio fue de 43 millones de dólares, por lo que emocionada hasta se tomó una selfie para presumir su recompensa.

Cuando la joven fue por su premio, le dijeron que la máquina tenía un “error”, y el casino solo le ofreció una cena gratis y 2,25 dólares, lo cual ella no aceptó, de acuerdo con un reporte de CNN en Español

Esto fue avalado por la Comisión de Juegos del Estado de Nueva York, y la misma dependencia señaló que “los errores de funcionamiento anulan todo lo que paga y juega”.

Apenas este 14 de junio, Katrina presentó una demanda, apoyada en su abogado Alan Ripka, y señalan que han luchado durante meses para que el casino le de más dinero en efectivo a la afectada.

El litigante comenta que las excusas del casino son ridículas, pues argumenta que no se puede afirmar que una máquina está dañada “porque quieren que esté dañada, ¿quiere decir que no fue inspeccionada? ¿Significa que no se le hizo el mantenimiento?”, dijo a CNN.

Dijo Ripkin que buscan al menos 43 millones de dólares de indemnización “por daños”, pues asegura que su clienta sufrió “angustia mental” por la pérdida de dicha cantidad.

 Información: CNN en Español

Commentarios

commentarios