Mi hijo no es ningún ladrón, dice a gritos la madre del auriguero detenido el sábado pasado por la policía municipal, cuando daba un servicio de traslado de objetos que resultaron ser de un robo cometido en Santa Teresa, en Mazatlán.

Con cartulinas en sus manos, familiares de Jaime Enrique Delgado y algunos transportistas, llegaron a la Unidad Administraba del Gobierno del Estado para pedir al Subprocurador de Justicia que revise el caso.

Ante medios de comunicación, la madre del indiciado Ana María Murillo, relató que antes trabajaba vendiendo bonice, y algodones, posteriormente se colocó como chofer en las aurigas.

Y cuestionó ¿En dónde está la ley para el trabajador honrado? “Que se dediquen a perseguir a rateros en la colonia, mi hijo no es ningún ladrón ni lo persiguieron, simplemente le pito la patrulla, se orilló a un lado” Nadie acusa mi muchacho, dijo desesperada por la situación que vive en estos momentos su vástago,

“Señor Procurador, señora Juez, le pido por favor que revise el caso, ahí tienen el malandrín, cuando le dijeron que siguieran a los de la moto a los policías ¿porque hicieron caso omiso? no hicieron caso de seguir a los otros ladrones, nomás porque prestó un servicio”, dijo.

El próximo viernes habrá audiencia de pruebas en el Juzgado.⁠⁠⁠⁠

Commentarios

commentarios