Un nuevo programa se convierte en alternativa para 12 mil 095 personas que están en espera de un órgano

México realizó su primer trasplante de riñón cruzado con donadores vivos no consanguíneo en la Unidad de Trasplantes del Hospital Juárez. Los beneficiados son dos pacientes que presentaban insuficiencia renal crónica.

El trasplante cruzado se realizó el 19 de enero de este año e involucró a cuatro personas, debido a que los dos donantes que ofrecieron uno de sus riñones eran incompatibles con sus respectivos pacientes.

Gonzalo Aranda Flores, de 64 años de edad, comerciante del estado de Morelos, tenía a su amiga Salomé Peña Flores como donadora pero no eran compatible, y Alejando Camacho Duque, operador de maquinaria pesada, que radica en Guerrero, a su cuñado José Pineda Palacios.

Después de realizar los estudios pertinentes, los especialistas del Hospital Juárez decidieron intercambiar donantes, lo cual brinda una esperanza de vida optima, tanto para los receptores como los pacientes.

En el trasplante de riñón cruzado que se llevó de forma simultánea en cuatro salas de cirugía, participaron 32 especialistas, entre ellos tres cirujanos, dos anestesiólogos, y tres enfermeras en cada sala.

“Una cirugía de trasplante renal se hace al mismo momento, la operación del receptor dura entre cinco y seis horas y las del donador entre dos y tres, dependiendo de la complejidad de las estructuras. En este caso fue mayor porque ocupamos cuatro quirófanos, el procedimiento duró ocho horas. El tiempo no se prolonga, el personal y las salas son las que cresen”, explicó la doctora Belén Marisol Chávez Salva del Hospital Juárez.

En México durante el 2015 se realizaron mil 770 trasplantes de riñón, de los cuales 1960 fueron de donante vivo y 810 de cadavérico, esto quiere decir que sólo el 10 por ciento de los pacientes reciben un órgano, ahí la necesidad de apostar por un trasplante cruzado, comentó el doctor Andrés Bazán Borges, jefe del servicio de trasplantes del Hospital Juárez.

El trasplante se logró después de que en 2014 el Congreso de la Unión aprobó la reforma a la ley General de Salud, que ahora permite que un donador vivo pueda ofrecer algún órgano a otra persona sin necesidad de que sean parientes directos.

Además, permitió crear el Programa Nacional de Trasplante de Riñón, “a partir de ahora, cualquier Mexicano que tenga necesidad de un trasplante de riñón puede acudir al Hospital Juárez e integrarse al nuevo programa operativo de Trasplante cruzado”, señaló el doctor Bazán Borges.

El Programa es una alternativa para las 12 mil 095 personas que esperan un trasplante de riñón y no son compatibles con sus donadores. El doctor Martín Antonio Manrique, director general del Hospital Juárez de México refirió que cerca del 30 por ciento de los pacientes presentan incompatibilidad con sus donadores.

La donación cruzada beneficia a una mayor cantidad de pacientes y disminuye la lista de espera, además se obtiene una mejor evaluación del órgano, porque se tiene al donante vivo para comprobar la compatibilidad y abate la escasez de donación cadavérica. Además, representa una alternativa para el Sistema Nacional de Salud.

cortesía de: Vanguardia 

Commentarios

commentarios