La serenata, una tradición que en base a su romanticismo, armonía y hermosas letras conquistó por generaciones los oídos y corazones de los mexicanos, fue revivida la noche del pasado viernes en Casa Haas por la Rondalla del Puerto en el concierto “Luna de Octubre”.

Ramsés Medina, Jorge López, Luis García, Othoniel Tobías, Carlos Delgado y Carlos Vega se presentaron ante el público con un fresco atuendo que transportó a los porteños al imaginario del sur de México y acompañados por los maestros de la Escuela de Artes del Instituto de Cultura de Mazatlán, Jesús García (bajo) y Luis Ornelas (requinto), hicieron que las guitarras y voces oficiaran una intensa velada romántica.

Temas como “Corazón de roca”, “Como imaginar”, “Obsesión”, “Gema”, “Serenata huasteca” o “La malagueña” desataron los sonidos y letras que fueron pilares en las historias de amor de millones de mexicanos y latinos en las décadas de los 40, 50 y 60.

En un ambiente de enorme calidez, los músicos se ganaron al público al sumergirlo en una atmósfera de nostalgia y al mismo tiempo transmitieron a las nuevas generaciones un legado poco explotado por los compositores y artistas de hoy: el romance que se vive a flor de piel con la voz y una guitarra.

Casi al finalizar  “Luna de Octubre”  se ofreció un conmovedor homenaje al “ídolo de México”, Pedro Infante, a través de canciones como “Despierta”, “Historia de un amor”, “Qué te ha dado esa mujer” y “Luna de Octubre” en donde la Rondalla del Puerto cantó a capela y logró momentos de gran complicidad con las notas de los maestros García y Ornelas, que en todo momento supieron transmitir el dulce y fuerte estilo de un género inmortal: la serenata.

2345678910111213

Commentarios

commentarios