Resulta increíble que las ETS no están contempladas dentro del protocolo de los exámenes prenupciales.

Aunque en algunos estados de la República Mexicana ya no son requisito indispensable para casarse, en el Código Civil Federal vigente, la fracción IX del artículo 156 establece como impedimento para contraer matrimonio:

“Padecer una enfermedad crónica e incurable, que sea, además, contagiosa o hereditaria”. Asimismo, la fracción IV del artículo 98 del mismo ordenamientoexpresa:

“Las personas que pretendan contraer matrimonio, presentarán al juez del Registro Civil, un certificado suscrito por un médico titulado, que asegure bajo protesta de decir verdad, que los pretendientes no padecen sífilis, tuberculosis, ni enfermedad crónica e incurable, que sea ademán contagiosa y hereditaria”.

Sin embargo, resulta increíble que dicha fracción no esté actualizada, pues existenenfermedades de transmisión sexual que no están contempladas dentro del protocolo de los exámenes prenupciales.

Por ejemplo: el virus del papiloma humano (VPH), VIH, hepatitis, detección deChlamydia y Mycoplasma, entre otros.

Claro, es responsabilidad de cada individuo procurar su estado de salud y preservar su vida en buenas condiciones y con calidad; sin embargo, se trata deexámenes que deberían pedirse y realizarse sí, o sí.

Estamos de acuerdo en que se trata de un tema que podría resultar hasta cierto punto “agresivo”, sobre todo si no se tienen las tablas necesarias para expresarlo.

En este sentido, el urólogo, cirujano oncólogo y miembro de la Sociedad Mexicana de Urología, Dagoberto Molina, recomienda tomarse un tiempo en pareja para hablar de este tema, pues son estudios que van a preservar tu salud y, por lo tanto, tu calidad de vida.

Los interesados en realizar una prueba de VIH pueden acudir a la Clínica Condesa, ubicada en General Benjamín Hill 24, Cuauhtémoc, Hipódromo Condesa, de lunes a viernes, las fichas empiezan a repartirse a partir de las 8 de la mañana.

Se trata de pruebas gratuitas y rápidas con personal especializado, amable, y que pone a tu disposición toda la información que requieras. La toma de sangre sirve además para una segunda prueba, la ELISA.

Esta debe realizarse 3 semanas después de la práctica de riesgo y permite, en muchas ocasiones, la detección precoz del VIH.

En el caso de obtener un resultado positivo con la prueba del ELISA, debe confirmarse mediante una prueba más específica denominada Wester Blot.

La detección precoz de la infección te permitirá ponerte lo antes posible en manos de tu médico para que este pueda valorar cual es el mejor tratamiento para ti y evitar la posible transmisión del VIH.

Con informacion de: SDP noticias

Commentarios

commentarios