Con banderas, pancartas y a ritmo de batucada; Irma Tirado Sandoval recorrió las calles de la populosa colonia Juárez, uno de los asentamientos más añejos, pero al mismo tiempo más representativos de esta ciudad y puerto.

Acompañada por su equipo de trabajo y sus amigos maestros de ENCIMA, y bailando más que caminando; le metieron candela al tianguis de la Juárez con un ánimo contagioso, mientras saludaba a quienes le salían al paso provocando el cálido apretón de manos o buscando el tradicional “selfie” con la candidata.

“Esta es la buena Irma, es hora de que nos hagan caso a todo el viejerio” le dijo a grito abierto Doña Cecy, mientras se limpiaba las manos en el mandil, olvidándose por unos momentos de los tacos de canasta que vende todos los domingos alrededor de la plazuela Miguel Hidalgo.

De ahí y con todo y tambores, se fueron a seguir la fiesta pero ahora al interior del mercado Hidalgo, donde el domingo de compras se volvió una pachanga, ya que si para algo se “discuten” los maestros, es para darle duro a los ritmos brasileños. Los locatarios recibieron de buena gana la pachanga proselitista y se comprometieron con Irma a entregarle su apoyo el próximo 5 de junio, día que se convertirá en diputada por este distrito.

Para cerrar la jornada que comenzó con las primeras horas del día en Villa Unión, donde acompaño a su amigo y candidato a la gubernatura de Sinaloa, Quirino Ordaz; Irma Tirado se fue a compartir el esfuerzo de convencer a los mazatlecos, con otro de sus grandes amigos y también candidato, pero a la presidencia municipal, Fernando Pucheta, en el crucero de Av, La Marina y Rafael Buelna, donde saludo a los conductores, pegó calcas, entrego folleteria y por supuesto, siguió bailando.

Commentarios

commentarios