Un domingo inolvidable en “La calle de la felicidad” 

Este domingo el dramaturgo Javier Díaz Dalannais y la artista chilena Carolina Cárdenas, en coordinación con el Instituto de Cultura de Mazatlán, presentaron la primera edición en Mazatlán de La Calle de la Felicidad con 14 horas ininterrumpidas de espiritualidad, artes y ciencias.

 La Calle de la Felicidad es un pequeño festival cultural que nació en 2012 en Chile para festejar el Día Internacional de la Felicidad, efeméride que un año atrás había sido instituida, el día 20 de marzo, por la Organización de las Naciones Unidas para darle relevancia al bienestar y la felicidad como derechos de todo ser humano.

 En esta primera edición La Calle de la Felicidad se celebró en dos escenarios ubicados en las calles Sixto Osuna y Heriberto Frías. Por su parte, uno de sus organizadores, Carolina Cárdenas, representante del Instituto BienEstar de Chile, compartió cómo este evento llegó al puerto.

 “Yo tengo un amigo que vive aquí en Mazatlán, que cuando vino por primera vez, se enamoró de esta ciudad y decidió quedarse a vivir. Él sabía que mi camino apuntaba más al norte y me dijo ‘no puedes pasar y no verme’ y le respondí ‘Okay, pero si voy, celebraremos el Día de la Felicidad’ ”.

 Al punto de las 9:00 horas, Carolina Cárdenas tomó el micrófono e inauguró La Calle de la Felicidad con una conferencia sobre el tema de la felicidad en la que compartió algunos datos comprobados científicamente sobre cómo nace y se puede estimular este sentimiento en el ser humano. Asimismo, se abrió un espacio de comentarios para que el público pudiera opinar al respecto y compartir experiencias en torno al tema.

 La Calle de la Felicidad cobijó distintos eventos culturales a lo largo del día: teatro de marionetas, conferencias sobre cómo llevar una alimentación sana y la “Feria de la Gratitud”, espacio que por tres horas entregó diferentes actividades que potencian el bienestar y las relaciones saludables en la comunidad.

 Además, los asistentes pudieron disfrutar de danza contemporánea y lecturas dramatizadas en las que el público pudo participar e improvisar junto a los artistas. Por la noche, la compañía de teatro Los Hijos de María repartió abrazos como técnica para fomentar el amor, la alegría y la hermandad en las personas sin importar su edad, raza, sexo o condición social.

 Después de 14 horas de intensas actividades, La Calle de la Felicidad llegó a su fin con un concierto y el agradecimiento de los organizadores por el éxito de esta celebración.

 “Admiro mucho a los mexicanos ya que tienen la chispa viva, están todavía conectados y esto es fruto y muestra de que les gusta potenciar nuestras relaciones saludables, positivas y nuestra gratitud hacía la vida. La idea es seguir con el segundo festival, tercer festival, cuarto festival festejando El Día de la Felicidad y empezar a sumar ciudades de México”, dijo Carolina Cárdenas sobre la posible continuidad de La Calle de la Felicidad en Mazatlán el año siguiente.

2

Commentarios

commentarios