Como parte de su “México Tour 2017” el saxofonista Gerry López y su No Trío Jazz ofrecieron una enorme noche jazzera este jueves en Casa Haas con un concierto fresco y dinámico.

A través del Instituto de Cultura de Mazatlán, Julio Recinos,  organizador del Mazatlán Jazz Fest, trajo de nueva cuenta  a uno de los más destacados artistas de este género en México para refrendar que el puerto es una tierra ideal para el jazz.

A sus 29 años Gerry López es considerado uno de los músicos más importantes de su generación a nivel internacional, y junto al pianista David Villanueva y al baterista Reynier Limonta, el chihuahuense derrochó el alto rigor técnico que ha aquilatado en su excepcional trayectoria junto al vigor y vitalidad que despliega tan pronto su boca toca el sax.

Con temas de su autoría como “Time line” o “Let´s cool one”, estándares de jazz como “I remember Clifort” o temas contemporáneos como “Adelita”, de Robert Walter; López, Villanueva y Limonta desplegaron un sonido compacto, improvisaciones intensas y mesuradas y sobre todo, un gran gozo reflejado en sus rostros y en la fluidez con la que llevaron este concierto de principio a fin que llegó con el encore “Aguachile blues”.

De pasajes melódicos a evocaciones románticas, y de momentos de explosividad y juego el No Trío Jazz conectó con las emociones del público porteño que aplaudió, movió sus cuerpos y vitoreó a los artistas en una noche íntima, coloreada por luces azules y doradas, que volvió a hacer de Mazatlán la tierra prometida del jazz en el pacífico mexicano.

 

Commentarios

commentarios