Del bloqueo, la cacería, el acta administrativa y la multa, esta vez pasaron a los golpes y destrozos a un conductor y la unidad Uber.

Ocurrió en el fraccionamiento Olimpo poco después del mediodía cuando inspectores de Vialidad y Transporte ubicaron el vehículo que trabaja con la plataforma de internet y lo interceptaron como lo han hecho durante ocasiones.

No se ha dicho como es que llegaron a los golpes, pero fotografías hechas llegar a esta red de noticias muestra al chofer con sangre en el rostro y el vehículo con los vidrios traseros rotos.

Se dice que personas ajenas al operativo fueron los presuntos responsables y que tuvo que intervenir la policía municipal, sin embargo no se reporta ninguna persona detenida.

Commentarios

commentarios