La estudiante manejaba en estado de ebriedad a 160 kilómetros.

No consuman alcohol si van fotografiar sus encantos, por favor. O de otro modo, podría pasarles lo que a Miranda Rader, que chocó contra una patrulla por capturar sus senos para enviarle la imagen a su novio a través de Snapchat.

La estudiante de la Universidad de Texas A&M, Estados Unidos, manejaba en estado de ebriedad a 160 kilómetros por una carretera de la ciudad de Bryan, cuando sacó su teléfono e intentó tomarle una foto a sus pechos, perdiendo el control del vehículo.

Las autoridades la encontraron con el sostén abierto y una botella de vino, la arrestaron y pusieron bajo vigilancia. Posteriormente, la liberaron tras pagar una multa de 2 mil dólares (38 mil pesos). Nadie resultó herido, informó el New York Post.

Con informacion de: SDP noticias

Commentarios

commentarios