Un jaguar fue encontrado dentro de una vivienda del fraccionamiento Villa Verde de Mazatlán y cuando la policía arribo, una persona los amenazó.

Ante el reporte del felino, las autoridades se movilizaron, confirmaron que se encontraba en la calle Diego Rivera 213, esquina con Antonio López Sáenz.

Los agentes lograron verlo en la puerta de la casa, pero instantes después llego un hombre y lanzó amenazas en su contra. Incluso les dijo que llegaría el delegado de Semarnat Jorge Abel López Sánchez.

El jaguar es pequeño, aun no parece representar un peligro, pero una casa del tamaño de ese asentamiento no es adecuada.

Después de varios minutos, se dio a conocer que se trata del mismo que durante la noche se escapó en La Marina Kelly y los propietarios lo trasladaron hacia esa finca, que nada tiene que ver con el espacio establecido en el permiso.

Personal de la PROFEPA acudió al sitio y a pesar de la evidencia de que se trata de una casa  habitación, no un espacio de los llamados Unidad de Manejo Ambiental, que es el requisito para permitir  que alguien mantenga en cautiverio una especie de ese tipo, no procedieron conforme marca la ley, que es hacer el decomiso. Se hicieron de la vista gorda y solo levantaron un acta.

Entre la sociedad se considera  que eso no debería de existir, que deben de permanecer libres en su hábitat natural y concientizar a la gente sobre su cuidado debido a la importancia que tienen en el entorno.

Pero en el caso de Sinaloa, tal parece que la delegación de la  Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, da impulsa lo contrario.

 

 

Commentarios

commentarios