Los reyes de este parque y de los juegos no son los niños como pudiera creerse, sino las vacas que a todo hora están ahí.

Es en el fraccionamiento Hacienda del Seminario, en donde los vecinos ya no hallan a quien acudir para que les dé una solución.

Los animales llegan, causan destrozos en los jardines de las casas y las áreas verdes como la mencionada y a pesar de que hacen el reporte a las autoridades, nadie acude.

“Ya se habló con el dueño y dio que le vale”, mencionó una lectora que envió la queja a esta red de noticias.

Mi pregunta es ¿nos tenemos que esperar a que pase un accidente o a que los vecinos lleguemos al punto de matar le sus vacas? Estamos hartos de esta situación, dijo.

Los niños ya no pueden usar las instalaciones por esta situación y por el monte alto y fincamex ya no se quiere hacer responsable de nada, menciona.

Commentarios

commentarios