El abogado José Refugio aseguró que Joaquín Guzmán Loera lleva más de 10 meses en segregación, lo que ha afectado su salud.

México.- Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, ya no aguanta los tratos que dice padecer en el Cefereso 9 en Ciudad Juárez, Chihuahua; incluso dice que se está volviendo loco y que no cree llegar vivo a diciembre.

Así lo hizo ver a su pareja sentimental Emma Coronel, quien denunció ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que el capo es víctima de tortura, por lo que solicitó que emitan medidas cautelares.

El abogado del Guzmán Loera, José Refugio, quien elaboró la queja que se presentó este lunes, dijo a Carlos Loret de Mola, en Radio Fórmula que “El Chapo” lleva más de 10 meses en segregación, lo que ha afectado su salud.

Indicó que “El Chapo” ha dicho a su familia que requiere atención psiquiátrica de manera urgente y que no cree llegar a diciembre.

De acuerdo con el abogado, la queja presentada señala al comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, y al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, así como al titular del órgano desconcentrado de prevención y readaptación social.

“Se les acusa de tener al Joaquín en condiciones crueles e inhumanas, que están por debajo de las reglas mínimas que establece la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dijo.

José Refugio indicó que insistirán en recibir una respuesta a sus peticiones y de no ser atendidas buscarán plantear de alguna forma la problemática al presidente Enrique Peña Nieto, aunque “sabemos que no nos va a recibir”.

Sobre qué respondería a las autoridades que justifican que la vigilancia es estricta porque ya antes se ha fugado de prisión, el abogado dijo que el que una persona que se encuentra privada de su libertad tenga en su pasado como antecedente el haberse fugado en dos ocasiones de una Centro Federal de Readaptación Social, no lo denigra como persona y no pierde su dignidad humana.

Comentó que fugarse de prisión no es un delito, por lo que su defendido debe recibir un trato igual al de los demás internos, sin que a las personas que permanezcan en al área de tratamientos especiales, debe restringírseles sus derechos y debe recibir el mismo tratamiento que los demás, con los privilegios que estos gozan en el interior del centro.

Si no se hace, advirtió, aun cuando así lo disponga la ley, no implica que la conducta de las autoridades sea legal, porque la discriminación de derechos frente a los internos de modulo, afecta su dignidad humana y todas las autoridades sin excepción, se encuentran obligadas a garantizar, respetar, proteger y reparar cualquier violación de derechos humanos.

Insistió en que la pareja sentimental de Guzmán Loera está muy preocupada por su situación por lo que decidió acudir personalmente a la CNDH a presentar la queja en la que solicita medidas cautelares para el detenido, quien le confesó que está desesperado y que teme volverse loco, incluso que no cree llegar con vida a diciembre.

Con informacion de: SDPnoticias

Commentarios

commentarios