A partir del miércoles 18 y hasta el viernes 20 de mayo el Bibliobús permanecerá  en la Secundaria Federal 6; abre sus puertas desde las diez de la mañana y a partir de las siete de la noche ofrece un espectáculo para la comunidad escolar y vecinos de colonias aledañas. La entrada es libre.

 

El pasado miércoles al arribar a la secundaria ubicada en la Av. Santa Rosa, la biblioteca digital  ambulante con tecnología de punta,  recibió la visita de estudiantes, maestros y padres de familia. 

 

Por la noche, a 19:00 horas el Instituto de Cultura de Mazatlán presentó junto al Bibliobús a  la Escala de Percusiones.  Asistieron alumnos, maestros y fueron invitados los habitantes de las colonias Jacarandas, Periodistas, Hacienda del Mar e Isla Residencial.  Este jueves se presenta la Banda de Jazz y el viernes el Ballet Folklórico, a la misma hora.

 

Suavecito fue la primera canción interpretada por los jóvenes estudiantes de la Escuela de Música del Instituto de Cultura.  La alegre  pieza  rápidamente fue reconocida  por los maestros y padres de familia  y los gritos de “ea, ea, ea”, no se hicieron esperar.

 

Al mismo tiempo, alumnos de la secundaria hacían fila para entrar al Bibliobús gestionado ante Conaculta y donado por el Ayuntamiento a Cultura.   Los visitantes pudieron acceder a los libros virtuales sobre historia, geografía, matemáticas, español, literatura universal y juegos didácticos para aprender otros idiomas u oficios, entre otras herramientas de enseñanza.

 

Siete jóvenes en tres diferentes marimbas, uno en las tarolas, otro en los platillos, uno más en el cencerro y dos en los tambores, fueron dirigidos por el maestro Manuel Rocha   al momento de tocar  Palillos ChinosEl Gallito, La y Chiapaneca .

 

La Marcha Turca del compositor Ludwig Van Beethoven, pieza que se hizo famosa por ser la carta de presentación del programa  El Chavo del Ocho; La Llorona y la cumbia de El Ladrón, fueron las canciones  más aplaudidas.

 

En la última curva del espectáculo, el maestro Rocha invitó a algunos espectadores a subir al escenario y vivir en carne propia la experiencia de tocar la canción infantil de Martinillo y más tarde, ya ambientados los asistentes acompañaron con aplausos y gritos de “tequila” la canción que lleva ese nombre.

 

Después de un fuerte aplauso y la última interpretación del programa, se improvisó una pista de baile y las madres de familia, alumnos y un profesor sacudieron el cuerpo en la repetición de Suavecito.

Commentarios

commentarios