En la columna anterior, comenté sobre la situación actual de los trabajadores en México,  en relación al derecho a  las utilidades que se pagan en este mes de mayo. Analizamos  que la mayoría de los trabajadores formales en el país no las van a recibir (los informales obviamente no las reciben), por las siguientes razones:

a)      La cuarta parte, 5 millones de trabajadores, están contratados en la modalidad de outsourcing, por lo que su relación legal  no está ligada a la empresa principal que sí genera utilidades, y nunca se los pagan. La figura se creó precisamente para desvanecer las obligaciones laborales.

b)      El 97.6% de las empresas en el país son micro empresas, que difícilmente generan esta prestación, con trabajos sobreviven en esta economía actual.

c)       Las empresas han optado por crear sus insourcings, con sociedades que no tienen bienes y no generan utilidades, se busca así la manera de no pagarlo.

De esta manera, hicimos ver que el 95% de los trabajadores en México no están recibiendo sus utilidades este año,  a pesar de lo que pregonan los comerciales oficiales, y sobre todo ante la pasividad de las autoridades  fiscales y laborales, que durante décadas han permitido que nos encontremos en esta situación en torno a este derecho legal. Pregunta entre tus conocidos y saca tu estadística, ¿quién recibió utilidades este año? verás que casi nadie lo recibió, esta es nuestra realidad objetiva.

En el debate que se suscitó en Facebook, 5,000 comentarios, resalta la inquietud  de establecer qué  generó esta realidad que sin duda abona a la precaria situación económica de la clase trabajadora, resaltan estos señalamientos:

  1. La culpa es de las autoridades que en lugar de supervisar y actuar, han permitido que se genere esta situación, sin importarles los trabajadores.

  2. La culpa es de los trabajadores, la pasividad que prevalece para pelear e involucrarse en su realidad;  recibimos abusos por todos lados y sólo nos quejamos, no se actúa y mucho menos nos organizamos.
    3.  Tenemos una cultura legal muy baja, en lugar de reconocer la importancia de esta prestación que fomenta el consumo y mueve la economía, los patrones prefieren evadir su pago, al final todos sienten que declarar utilidades genera impuestos que se los terminan robando en el gobierno, por lo tanto es preferible burlar la ley.

Ustedes qué opinan ¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

Con información de: SDPnoticias

Commentarios

commentarios