CONECTATE CON NOSOTROS

Estatal

“De lujo”, la celda de la que se escapó el hijo de “El Azul”

Ciudad de México.- El penal de Aguaruto, de donde se fugó el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, opera en medio de la corrupción, fragilidad en su esquema de seguridad y los internos gozan de lujos.

Imágenes obtenidas por EL UNIVERSAL de las cámaras de video de esa prisión muestran a los reos con teléfonos celulares, consumiendo marihuana y cocaína, con pantallas de plasma en sus habitaciones, salas y hasta con sexoservidoras.

En una de las fotos se observa a varios reos usando teléfonos móviles, lo cual está prohibido por la ley y reglamentos del propio penal.

En otras se observa a mujeres que ingresan y, según las fuentes estatales consultadas, se trata de sexoservidoras. De acuerdo con autoridades de la entidad, en otra de las fotografías un individuo está presuntamente consumiendo cocaína.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su recomendación general 18/2010 alertó de la situación en los centros penitenciarios del país, en particular del llamado “autogobierno”.

Publicidad


Según las autoridades de Sinaloa, el “autogobierno” aumenta la violencia en el interior de los centros penitenciarios y el tráfico de drogas, como han podido constatar en los videos.

Incluso tienen privilegios y tratos especiales como estancias amplias hasta con sala, televisión modernas y telefonos celulares.

En el penal de Aguaruto estaban recluidos Juan José Esparragoza Monzón, El Negro; Alfonso Limón Sánchez, El Limón; Jesús Peña González, El 20; Rafael Guadalupe Félix Núñez, El Chanquito Ántrax, y Francisco Zazueta, El Pancho Chimali, pero se fugaron el jueves pasado.

Chimali y Esparragoza Monzón acababan de ingresar al penal hace casi un mes.

El 19 de enero, los otros tres reos fueron cambiados a una cárcel de Los Mochis, porque el gobierno estatal tuvo información sobre sus preparativos de escape.

Sin embargo, como las autoridades penitenciarias no tenían autorización para cambiar a los tres procesados, tuvo que regresarlos a Aguaruto, de donde huyeron presuntamente por la puerta principal junto con su líder.

Esta cárcel cuenta con 2 mil 412 presos, de los cuales 500 enfrentan cargos federales, por lo que el gobierno estatal ha planteado la urgencia de trasladarlos a centros de readaptación social federal para impedir fugas o contacto con presos comunes.

Los datos obtenidos de fuentes oficiales señalan que el centro penitenciario de Aguaruto ha estado relacionado con grupos de la delincuencia organizada, cuya premisa es el control del penal.

Con información de: El Universal.

-Publicidad-

-Publicidad –

Advertisement

Lo + Leído

Copyright © 2018 - Todos Los Derechos Reservados - REPORTEROS ASOCIADOS, Adaptado por Servipub.