Alumnos de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán presentaron en la colonia Valles del Ejido un intenso espectáculo de danza contemporánea como parte del programa Unidad Móvil “Danza y Conciencia”.

Unidad Móvil “Danza y Conciencia” fluye bajo la coordinación de Delfos Danza Contemporánea con el apoyo del Instituto de Cultura de Mazatlán e intenta sensibilizar y generar conciencia social entre  los habitantes de colonias populares a través de clases gratuitas de danza y artes plásticas.

Niños, adolescentes y adultos disfrutaron emocionados  la actuación de los alumnos de la EPDM, quienes les imparten clases de zumba, danza contemporánea y bailes urbanos en su colonia.

Previo al inicio del programa que forma parte de las actividades de Cultura en Tu Casa,  la Co-Directora de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán, Claudia Lavista, agradeció al público su presencia y anunció que Unidad Móvil “Danza y Conciencia” regresará a Valles del Ejido en enero.

Las obras Quebranto interpretada por Bele Cerecero e Ivanna Matamoros y Deber ser de Vanya Saavedra y Erick Soto abordaron el tema de los conflictos existenciales y lograron crear una atmósfera de nostalgia.

Marketing de Maximiliano Corrales, Luisa Escoboza, Siria Aguirre y Jon Infante y la Percepción del ego de Juan José Gómez y José Ángel Rochín  crearon metáforas corporales sobre el trastorno narcisista de la personalidad y los conflictos internos que sufren quienes lo padecen.

Wesly Marroquí lució como solista en La bolsa negra y Erick Soto, David Oviedo, Ángel García, José Ángel Rochín y Racso Cabrera reflexionaron sobre  la alienación humana a partir de la premisa de que la línea entre las personas y las máquinas cada vez es más delgada.

Radar unió en un mismo espacio a todos los alumnos de la 17 generación de la EPDM y cerró con broche de oro el espectáculo.

12345789101112

 

Commentarios

commentarios