CONECTATE CON NOSOTROS

Estatal

CREYERON DETENER A “EL MAYO ZAMBADA”, PERO ES VENDEDOR DE FRUTA

El grupo especial de la Marina Armada de México que abatió a cuatro sicarios durante un enfrentamiento afuera de un salón de fiestas en La Limita de Itaje, buscaba a Ismael El Mayo Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, y durante el operativo arrestó a un comerciante, a quien confundió con el presunto narcotraficante.

Familiares de Antonio Valenzuela Iribe, de 70 años, quien es uno de los dos detenidos por la Marina, denunciaron que el arresto del comerciante fue ilegal, y que además durante el operativo los marinos simularon ejecutar a por lo menos 10 jóvenes que se hallaban en la fiesta para que les dijeran en dónde estaba el “M” (Mayo Zambada), y dónde ocultaban las armas.

“Los marinos agarraron a mi abuelo y le ponían una gorra y lo comparaban con una foto. Luego se acerca un marino a mí y me dice: cómo se llama ese señor, o sea mi abuelo. Y yo le digo: Antonio Valenzuela, por qué?. Y él me dice: no se llama así. Y yo vuelvo a responder y le digo: si así se llama. ¿Porqué, con quién lo están confundiendo?. Y me dice: no lo estamos confundiendo, es el señor Mayo Zambada”.

Dijeron que después del enfrentamiento en el exterior del salón, los marinos irrumpieron violentamente y obligaron a todos los hombres a tumbarse en el piso durante cuatro horas, y que los despojaron de dinero y joyas.
Contaron que durante el despliegue, registrado entre la noche del martes 30 y la madrugada del 31 de enero, Antonio Valenzuela se encontraba en su mesa, dentro del salón de fiestas, cuando fue detenido, y no afuera cuando se suscitó el tiroteo.

“A mi familiar lo estuvieron interrogando, lo trajeron caminando por el jardín y resultó, según esto, que mi abuelito era el señor ‘Mayo Zambada´, cosa que es mentira”.

Denunciaron que los marinos sembraron un fusil de asalto AK-47 y un rifle AR-15, así como cargadores, en el vehículo que Antonio Valenzuela tenía estacionado afuera del salón de fiestas, y que ese fue el pretexto para detenerlo. Dijeron que lo mismo hicieron con la otra persona detenida, la cual también estaba dentro del salón y le pusieron un chaleco táctico con cargadores.

Aseguraron que el vehículo Hyundai blanco del comerciante fue trasladado por los marinos a las instalaciones de la delegación de la Procuraduría General de la República, antes de que llegaran los peritos que revisaron las unidades que resultaron con impactos de bala durante el enfrentamiento y en las cuales si hallaron armas.

La familia de Antonio Valenzuela negó conocer a los cuatro jóvenes abatidos por la Marina e ignoran si eran escoltas de alguna de las personas que se encontraban en la fiesta. También negaron tener relación con El Mayo Zambada.
La versión oficial emitida por la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa sobre el hecho indica que los elementos de

la Marina realizaban un patrullaje en dicha zona de La Limita de Itaje, cuando fueron recibidos a balazos y que al repeler la agresión, mataron a los cuatro supuestos gatilleros identificados como Manuel Filiberto Tapia Arellano, José Saúl Félix, Daniel Armando Serrano, y José Alonso Angulo Castañeda.

La SSP también reportó el aseguramiento de seis armas largas y cuatro pistolas, además de cargadores, y la detención de Héctor Román, y don Antonio, originarios de Tamazula, Durango.

Sobre la simulación de ejecución, los familiares contaron que los marinos iban escogiendo y sacando del salón a los jóvenes para interrogarlos.

“Escuchaba que veían a uno y le decían: tú, ven; y lo paraban y le hacían preguntas primero, no sé qué tipo de preguntas, y ya yo creo que si la regaban, los sacaban. Y para meterles miedo disparaban. Yo creo que para que dijeran la verdad de lo que les preguntaban, porque según ellos (los marinos), en la fiesta estaba El Mayo y que los que estaban allí eran de su cártel. Siendo que la verdad para nada. No tenemos vínculos mi familia y yo con él”.

Explicaron que don Antonio Valenzuela primero fue puesto a disposición del Ministerio Público acusado de pertenecer a la delincuencia organizada, pero que ese delito ya fue desechado por las autoridades federales y que ahora solo enfrenta cargos por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.

Los familiares aseguraron que a sus 70 años, don Antonio sigue trabajando en forma honrada y nunca ha tenido problemas con autoridad alguna.

“Mi abuelo es comerciante. Se chinga todos los días desde las 6 am. Él sale a Los Mochis, Guasave, o a lugares aquí cerca de Culiacán a comprar fruta o verdura de temporada; carga su camioneta doble rodado y regresa a casa; y carga camionetitas y las mandas a vender por todas las colonias cercanas o pueblitos. Un trabajo donde no gana mucho pero honesto. Por eso me duele mucho. Él es una persona trabajadora que se ha chingado toda su vida y que este inocentemente detenido, no se vale”.

Via: Cafe Negro Portal

-Publicidad-

-Publicidad –

Lo + Leído

Copyright © 2018 - Todos Los Derechos Reservados - REPORTEROS ASOCIADOS, Adaptado por Servipub.