La madre regresó a su casa en Johannesburgo, Sudáfrica, a la mañana siguiente y encontró los restos de su hija en una cama llena de sangre. Trató de ocultar la muerte de la menor de tres meses pero los vecinos la delataron.

Johannesburgo-. Ratas gigantes africanas, que pueden alcanzar el tamaño de un perro mediano, se comieron viva a una niña de tres meses que dormía en su casa sola mientras su madre salía de fiesta. Según informa The Daily Mail, el espeluznante suceso ocurrió en el municipio de Katlehong, en Johannesburgo, Sudáfrica.

Al llegar con ‘su nuevo novio’ a las 6:30 am, como indicó la dueña de la vivienda, la madre encontró los restos de su bebé sobre la cama.

En un principìo, la madre, de 26 años, alegó que la niña había muerto quemada, pero los vecinos, que habían acudido momentos antes, explicaron que su “lengua, ojos y dedos habían sido comidos. Además de que había partes de su cuerpo que faltaban, y tenía mordeduras y heridas que fueron infligidas por los dientes afilados de las ratas”.

Testigos incluso comentaron que la mujer se había llevado con ella a la fiesta al hermano gemelo de la bebé. Esta es una zona donde existen muchísimas ratas y que la madre solía dejar a los niños solos continuamente para salir de fiesta, mientras que estos se quedaban llorando hasta que se dormían.

La policía confirmó ya que la bebé murió por la mordedura de las ratas. La madre fue arrestada por negligencia infantil.

Esta no es la primera vez que ratas gigantes causan la muerte de personas en Sudáfrica. En 2011, dos niñas murieron en otros dos incidentes tras ser comidas vivas, una en Ciudad del Cabo y otra en Soweto. Ese mismo año, una abuela de 77 años murió después de que su rostro fuese roído por estos animales mientras dormía.

Con información de RT en Español.

 

Commentarios

commentarios