Culiacán, Sin.- Después de haber sido velado en la funeraria San Martín de Montebello, el cuerpo de Olegario Chaidez Villareal, compadre de Ismael “El Mayo” Zambada y primo de Ignacio “Nacho” Coronel Villareal, fue trasladado al panteón Jardines del Humaya, donde familiares y amigos le dieron el último adiós.

 

 

El ataúd fue colocado sobre la calle, donde un caballo bailaba junto al cuerpo y decenas de personas observaban mientras los músicos tocaban sus canciones favoritas.

 

 

Aún después de haber sido introducido a la tumba de la familia, decorada con mármol y una gran puerta de hierro, con imágenes religiosas y flores en su interior, agrupaciones norteñas estuvieron tocando sus corridos hasta altas horas de la noche.

 

 

Una de las más conocidas era de Los Canelos de Durango, parte de la letra dice “Olegario buen amigo” y “Chaidez ya es un apellido que se hizo internacional”, al igual que el Mezcal Chaidez que produce su familia.

 

 

Algunos otros corrido que lo mencionan son interpretadas por diversas agrupaciones de Durango y Sinaloa.

 

 

Olegario Chaidez Villareal, fue ejecutado a balazos el viernes por la tarde afuera del lienzo charro de Bachigualato, a tan solo unos metros de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal.

 

 

Su cuerpo quedó a un costado de una camioneta Ford, tipo Raptor, con placas del estado de Durango, y en los alrededores algunos casquillos para AR-15.

 

 

De acuerdo al reporte policiaco, Chaidez Villareal tenía 52 años y un domicilio en el fraccionamiento Andalucía de Culiacán.

 

Informacion : Sinaloa Press

Commentarios

commentarios