Cientos se reúnen con el candidato de Las Manos Limpias.

Colmado de recuerdos, anécdotas, y arropado por sus vecinos de toda la vida; quieres prácticamente lo vieron nacer y crecer, Fernando Pucheta Sánchez, candidato del PRI y Nueva Alianza a presidente municipal de Mazatlán, encabezó este martes por la tarde-noche un muy nutrido evento en su colonia; La Obrera.

Fueron cientos de personas las que estuvieron en el evento, platicando con su vecino, el amigo de siempre, el niño que les hacía mandados, y una que otra travesura, el hijo que aún y cuando se independizó de la casa paterna llegaba diariamente  a hacerles el desayuno a sus padres, antes de irse  trabajar, aunque ello fuese a las 4:00 de la mañana, porque al trabajo entraba a las 7:00.

El discurso de Pucheta fue emotivo y al mismo tiempo divertido; recordó a Doña Cuca, Don Margarito, Doña Reyes, la casa de Carlos Becerra, de Gloria Becerra ahí presente, Doña Carmen, Ana y todas las del 23, parte de su familia de cariño, recordó a sus padres, ya ausentes físicamente, pero más presentes que nunca en el corazón; su infancia con sus hermanos y hermanas, y en general a todos los amigos y vecinos que han sido parte medular de su vida.

“Entrar en la obrera y ver que mis vecinos portan en su casa una manta de Pucheta no tiene precio; el decirle a los niños que de la pobreza se puede llegar al éxito para servirle a una gran ciudad, como lo es Mazatlán, tampoco tiene precio. Muy difícilmente hay días que se repiten como este. A algunos de ustedes que aceptaron la invitación a venir a mi colonia; al lugar al que me venir a mi colonia, al lugar en que me velarán cuando muera”, expresó.

Y fue ahí, acompañado por el que será su cuerpo de regidores y por la candidata a diputada local por el Distrito 22, Irma Tirado, donde el candidato de Las Manos Limpias hizo un de par  compromisos; primero, hacer un gobierno cercano a la gente, con un Cabildo abierto e itinerante, y después, el de hacer un gobierno honesto; transparente. Soy pobre, pero honrado, enfatizó.

“Son mi soporte para trabajar con honestidad; yo sé que cuando un gobierno ahorra cuando no hay corrupción y este gobierno va a ahorrar porque Fernando Pucheta no es corrupto; soy pobre pero soy honrado, soy de la Obrera”, expresó, entre fuertes aplausos y un solo coro que vitoreaba su nombre.

Sin duda, dijo Fernando Pucheta en entrevista al término del evento, este fue uno de los mejores días de la campaña, no sólo por ser “profeta en su tierra” como preguntó su interlocutor, sino por haber sentido el afecto, el cariño de la gente que lo conoce desde siempre.

Commentarios

commentarios