El operativo caza Uber llego al aeropuerto internacional de Mazatlán Rafael Buelna Tenorio durante la tarde.

Pero no fueron inspectores de Vialidad y Transportes acompañados por taxistas o particulares. Esta vez lo llevaron a cabo elementos de la Policía federal.

De acuerdo a testimonios y versiones hechas llegar a estar red social, los agentes detuvieron autos de forma aleatoria para revisión.

Y en eso incluía a los pasajeros, a quienes les pedían al teléfono celular para hacer una revisión. Quizás era para ver si contaban con la aplicación mediante la cual pidieron el servicio de pasaje.

Una imagen enviada muestra uno de esos automóviles a bordo de una grúa pues era llevado a la pensión y ahí permanecería hasta en tanto nos e pagara una multa de 35 mil pesos, según informe extraoficial.
Trabajadores de esa plataforma y usuarios mostraron su enojo por la puesta en marcha de esta medida.

Commentarios

commentarios